Nacionalidad Italiana

Es el vínculo jurídico que une a una persona con el Estado italiano, otorgándole una serie de derechos y obligaciones. Ser ciudadano italiano implica tener derechos como residir y trabajar, no solo en Italia, sino también en otros países de la Unión Europea, participar en elecciones, y acceder a servicios públicos.

Generalmente, se adquiere la nacionalidad italiana por «ius sanguinis» (derecho de sangre), es decir, por ser hijo de padre o madre italianos, independientemente del lugar de nacimiento. También puede adquirirse por «ius soli» (derecho de suelo) en casos limitados, como nacer en Italia de padres apátridas o desconocidos, o cuando los padres no pueden transmitir su nacionalidad al hijo.

¡Recuerda que Italia permite, en muchos casos, la doble nacionalidad, lo que significa que una persona puede ser ciudadana italiana y, al mismo tiempo, mantener la ciudadanía de otro país!

Este trámite tiene requisitos especiales. Cuéntanos tu caso.

Realiza tu trámite ahora

Nos pondremos en contacto contigo para darle seguimiento

📞 +
Gratis
por tiempo limitado

Cuéntanos tu caso

Nos pondremos en contacto contigo para ofrecerte la mejor solución.